Algunos dicen que las vacaciones de navidad es la época más maravillosa del año. Decoras el árbol, las decoraciones salen y es hora de hornear galletas. Pero para los padres divorciados que desean pasar el tiempo con sus hijos el día de Navidad, puedes ser dificial tratar el como programar una visita con el niño sin un desafio con el otro padre. La abogada de derecho familiar Rebecca Wade comparte consejos para los padres sobre cómo navegar las visitas de los días festivos, mientras tambien pones en primer lugar el interés superior de su hijo.

“Todos saben cómo los niños se emocionan con las vacaciones,” explica Rebecca. “Los padres tratan de hacer que la navidad sea mágica para sus hijos. Pero no hay nada que pueda arruinarlo más que dos padres peleando por el niño. Los niños quieren pasar las vacaciones abriendo regalos y jugando en la nieve, no escuchando a sus padres peleando.”

Hay veces que los padres están tan preocupados con ganar la batalla, que se olvdian lo que realmente es mejor para el niño. “Ningún niño quiere despertarse la mañana de Navidad, abrir los regalos de Santa en la casa de su padre y despuer oir que que es hora de empacar y de irse a la casa del otro padre,” dice Wade. “En mi experiencia, es mejor que el niño pase el día de Navidad con uno de los padres y cada año, rotar el horario para que el día de Navidad caiga en el tiempo del otro padre.”

Lo que el niño va a recordar y lo que realmente quiere es pasar tiempo de calidad con sus dos padres. Wade dice, “A los niños no les importa si celebran la Navidad el 25 de diciembre, el 26 o el 27 de diciembre, y ciertamente no les importa si tienen que celebrarlo dos veces.”

“Desafortunadamente, si no puede arreglar como tratar la visitas por su cuenta, entonces la corte lo hará, dice Wade. “Eso significa que un extraño decidirá dónde va a pasar la Nochebuena su hijo. Al final del día, el mejor regalo que le puede dar a su hijo, es ser la persona más grande.”